Consejos viajeros

Sobre Turistas Maleducados y/o Idiotas

Si vas a viajar, se espera de ti un mínimo de educación y respeto hacia el destino que hayas elegido. Somos muchos los viajeros que sentimos vergüenza ajena al ver algunas actitudes que convierten lo que debería ser descubrimiento e intercambio cultural, en algo parecido a una plaga destructiva.

1. Turistas maleducados sin respeto a las gentes y costumbres locales.

Si dudas sobre si algo se puede hacer o no, fíjate en los locales.

Este es el pecado más habitual y he presenciado múltiples formas, algunas de ellas rozando el insulto directo a sus gentes. Algunos por mala educación, otros por ignorancia. Si hay dudas sobre si algo se puede hacer o no, la solución es muy sencilla: mira a tu alrededor y fíjate en si lo hacen los locales.

  • Discreción: Por ejemplo, en muchísimas ciudades calurosas, se ven muchos turistas que pasean por el centro de las ciudades sin camiseta como si estuvieran en la playa, incluso dentro de transportes públicos. ¿Ven a algún local así? No ¿Les importa? Tampoco. También los vi en lugares sin playa, de modo que no tienen ni esa media excusa.
Turistas saliendo en bikini de una iglesia (hasta el mendigo se sorprende)
  • Religión: Aunque no seas religioso/a (como es mi caso), este es un tema delicado y es fácil herir sensibilidades. He visto turistas entrar con gafas de sol y gorra en iglesias, gritando y haciéndose selfies con figuras religiosas sin importarles un carajo el culto que se estaba llevando a cabo en esos momentos. Otros, como los de la foto, entran en bañador. He visto turistas discutir en Tailandia porque se niegan a quitarse los zapatos para entrar a un templo. He visto mochileras haciendo topless en una playa urbana de Indonesia (país musulmán) en pleno ramadán. 
  • Fotos con locales: Ponte en su lugar. ¿Te gustaría estar trabajando o paseando y que un desconocido pusiera una cámara a un metro de tu cara y se pusiera a fotografiarte? Pide permiso o al menos hazlo disimuladamente de una forma que no sea agresiva para el fotografiado. Hay que extremar este cuidado en comunidades indígenas con formas de vida distintas, allí el turismo es mucho más invasivo. Una ciudad o pueblo no es un zoológico humano a tu disposición.
London-Horse-Guard-Tourists-Selfie-696x461

2. Turistas maleducados sin respeto hacia la flora y fauna local.

Los animales salvajes no son tus mascotas y merecen respeto.

Los animales salvajes no son tus mascotas y merecen espacio y respeto, al igual que las plantas y flores autóctonas. No participen en actividades turísticas que violenten la flora o fauna salvaje y denuncien a la autoridad competente del país cualquier maltrato animal. Hay casos lamentables como los siguientes:

  • Turistas que sacaron un bebé delfín del mar en Santa Teresita (Argentina) y, a pesar de que hubo quien advirtió que el animal moriría deshidratado al sol, todos querían su foto. El pequeño delfín murió manoseado por decenas de bañistas y quedó botado en la arena.
turistas-maleducados-idiotas-matan-delfin-voyhoy
  • Turistas que compran souvenirs procedentes de especies animales y vegetales protegidas contribuyendo así a esquilmar recursos naturales amenazados (la joyería con coral es uno de los más típicos).
  • Hordas de turistas que impiden que las tortugas desoven en una playa en Costa Rica por no respetar la distancia mínima. Sin duda en este caso el Gobierno y las agencias turísticas tienen una gran parte de responsabilidad.

turistas-maleducados-idiotas-impiden-tortugas-desovar-voyhoy
  • Turistas idiotas que montan encima de tortugas en Australia y en Costa Rica para hacerse una foto que les parece divertida.
  • Turistas que quieren una fotografía con un animal salvaje sin pararse a pensar en las condiciones en que está. Un caso muy claro es el del llamado Tiger Temple, en Tailandia, que se presentaba como un santuario de recuperación de este animal pero en realidad era un lugar donde se sedaba permanentemente a los tigres para que los turistas se pudieran sacar una foto (pagando por ello, claro).
turistas-maleducados-idiotas-tigre-tailandia-voyhoy

3. Turistas maleducados sin el mínimo interés de integración.

Nadie te puede culpar por no hablar un idioma. Pero sin duda cualquier local agradecerá que aprendas algunas palabras de cortesía, ya que eso demuestra un interés por su cultura. Basta aprender palabras sencillas como “hola”, “gracias” y “por favor”, para marcar la diferencia. En esta disciplina destacan turistas maleducados que:

Cualquier local agradecerá que aprendas algunas palabras de cortesía. Demuestra interés por su cultura.

Blackboard with translations of spanish and english words
  • Esperan que todo el planeta aprenda su idioma (porque ellos desde luego no harán el esfuerzo). Recuerdo un turista estadounidense en un hostal en el corazón de Bolivia que me mostró su enojo porque todos los carteles estaban en español y casi nadie hablaba inglés. Sin comentarios.
  • Hablan directamente en su idioma foráneo sin tener la cortesía de preguntar si el interlocutor lo comprende. Recuerden turistas: ustedes son los extranjeros y ustedes son los que deben adaptarse, no al revés.
  • Se indignan al no encontrar lo mismo que en su casa. Mención honorífica a un turista que montó un escándalo porque un restaurante de Vietnam no tenía ketchup (historia real, soy testigo).

4. Turistas idiotas que aprovechan para hacer barbaridades que jamás harían en su país.

Todos ellos ya entran en la categoría de turistas idiotas integrales y quizá son los peores de todos. Hay demasiados casos flagrantes, la mayoría relacionados con los excesos de alcohol. Algunos ejemplos:

  • Turistas que se pasean desnudos por Barcelona, la gota que colma el vaso de la paciencia de los vecinos.
  • Turistas que viajan con el único propósito de emborracharse y montar escándalos, botan basura, mean en cualquier parte y otras faltas de educación difíciles de enumerar.
  • Turistas que ponen en riesgo su vida, y lo que es peor, la de quienes les rodean. En el Parque Nacional Torres del Paine (Chile) un turista provocó uno de los mayores incendios en la historia del país por quemar papel, desoyendo todas las prohibiciones. En Venecia están hartos de turistas que se lanzan de puentes (uno de ellos cayó encima de un bote). En las Islas Baleares ya hay incluso una palabra para describir una “genial” idea: el “balconing”, o lo que es lo mismo, lanzarse de un balcón de la habitación del hotel a la piscina. Hay muertos cada año a pesar de los carteles de los hoteles que advierten que esa estupidez está prohibida.
  • Turistas que van a países desfavorecidos en busca de prostitución y drogas a precios bajos. Esto agrava los problemas de la ciudadanía local, alimentando las redes de trata de blancas, el abuso infantil y el narcotráfico.

¡Viaja con responsabilidad! 🙂

facebook
twitter
instagram

Comentarios

comentarios

Previous Article
Periodista que se aburrió de estar sentado en una redacción obligado a escribir sobre asuntos que no interesaban a nadie. Renunció y dedicó un año entero a su pasión: viajar. A su vuelta, decidió especializarse en contenidos sobre turismo y aventuras. Y este es el resultado. Contacto: eduardo@voyhoy.com

¡Regálanos un "Me Gusta"!